ANIURB

Animales urbanos

Jhon Agudelo García

Referencia:

Cuento

ISBN: 978-958- 59598-8- 0

Páginas: 110/ 21cm

P.V.P: 30.000

Palabras clave:

El libro

Todos nos hemos levantado a ciertas horas de la madrugada porque nos asaltan sueños, recuerdos y cosas sin nombre, entonces quisiéramos escuchar una voz que nos dijera, tranquilo, tranquilo, no pasa nada. Cuando se leen los cuentos de Jhon Agudelo, vivimos esas dos experiencias: un brutal despertar, pero también la vitalidad de voces que nos inspiran múltiples sensaciones. Agudelo tiene una capacidad observadora poco común, impresiona la diversidad de escenarios, situaciones y personajes en estos relatos, pero sobre todo la compasión que se desprende ante esa humanidad animal y contradictoria de la que somos testigos. Todo eso y mucho más define el temperamento creador de este notable escritor. Aunque sepamos que hay muchos caminos al infierno, incluso desde las puertas del cielo, como decía John Bunyan, hay algo redentor en todos estos cuentos, de los cuales no adelanto detalles, porque leer también es un juego y nadie quiere delatores en los juegos que jugamos.

J.J. Junieles

Escritor y periodista

Profesor del Departamento de Literatura de la Universidad Javeriana-Bogotá

Notas de prensa

“Animales urbanos”, un libro que retrata el actual desarraigo juvenil

Por: Mauricio Peñaranda. En: La cebra que habla

      “Animales Urbanos” Jhon Agudelo García Sílaba Editores Páginas: 110 2016. Medellín.           Más allá de un libro galardonado, Animales Urbanos es  una obra que funciona. […]

Notas para un viaje vertical

Por: Diego Firmiano. En: La cebra que habla

«Así eran casi todas las noches: yo me quedaba en la sala, con la luz encendida, leyendo mientras ellos soñaban»   “Animales Urbanos” Jhon Agudelo García Sílaba Editores Páginas: 110 […]

Performance

Por: Jhon Agudelo. En: Sílaba

Performance Papá Rodrigo ve un conjunto de cuerpos colgados del techo. Cuerpos jóvenes, casi todos, aunque es difícil distinguirlos. Tienen los ojos cerrados. Piensa Rodrigo que los ojos son la […]