frente carátula todo era azar

Todo era azar en el Hotel Zahara

Rubén Vélez

Referencia:
ISBN: 978-958-56251-1-2
21,5×14 /mayo de 2017
PVP: $ 35.000 

El libro

Mientras se despilfarran esfuerzos y recursos en la fabricación y el lanzamiento de artefactos que deben atiborrarnos de datos útiles e inútiles sobre la hermosa nulidad de afuera, alguien que vive a la sombra de la palabra desierto se dirige al inframundo con contraseña de Alí Babá. Tenemos razones valiosas para suponer que ese anacronismo se debe a una sed de tesoros ya manoseados y de difícil valoración.

En los cofres que le cierran el paso encuentra las piezas de un rompecabezas que no tratará de armar. Sabe que su fuerte no es la coherencia. La mayoría de esas tablillas hablan de un tal Nebur, un viajero que no se halla en ninguna parte y tiene el vicio de mascullar las palabras que, en su opinión, podrían hacerlo digno de la estima del poderoso que ama las historias saharianas (pocos adjetivos, ni un solo consejo). Mientras el nuevo Alí Babá busca, por no dejar, o mejor, para que no se diga que él no es un personaje miliunanochesco, por su cabeza pasan (¿o por la del nómada de nombre bagdadí?), los restos de los naufragios de un héroe de nuestra infancia. Más cofres por esculcar a fondo.
El acontecimiento de oro de ambos náufragos no es el espejismo del oasis donde Scherezada por fin descansa de su destino de eterna embustera. Es su adopción por parte del desierto. En el corazón de la nada que alguna vez fue el patio de recreo de Lucifer y sus ángeles de confianza, sobre palabras inestables, como duna y gacela, levantan noches que son pesadillas, cantos de sirenas kafkianas y la consigna cifrada de una conspiración.

Luis Cermeño

Notas de prensa

Mar con doble fondo

Por: Rubén Vélez. En: Sílaba

Todos eran codiciosos. Tacha eso, táchalo, pues haría que el lector, de entrada, detestara a esos pescadores. Para la mayoría de las personas la codicia es un pecado capital. No […]