Relatos de un “escribidor” que disfruta sembrar inquietudes

Mayo de 2016. Por: Universidad Nacional de Colombia.
En Portal Ciencias Humanas y Económicas UNAL.

Para el profesor Manuel Bernardo Rojas López su ejercicio de escritura literaria lo puso como en una distancia crítica con lo que ha hecho hasta ahora y le ha permitido reencontrarse con la fascinación de dictar clase.

Como un acto de liberación califica Manuel Bernardo Rojas López, profesor adscrito al departamento de Estudios Filosóficos de la Facultad de Ciencias Humanas y Económicas de la Universidad Nacional de Colombia Sede Medellín, su libro “Ni un minuto más allá”, publicado recientemente por Sílaba Editores. El libro que es una colección de relatos que se forjaron lentamente, evidencia su pasión por la escritura, la cual surgió desde hace bastante tiempo, pues como él mismo señala tuvo la habilidad de aprender a leer y a escribir desde muy temprana edad e incluso siendo preadolescente ganó un concurso de cuento.

Si bien considera que durante mucho tiempo lo absorbió lo académico y que disfruta la escritura académica, que en la actualidad es parte importante de su quehacer, es enfático en afirmar que siempre ha sentido una inquietud por la escritura literaria.

“Esta nace como de la vida, es mucho más cercana a la vida, no porque haya una autobiografía en esos relatos, no se trata de eso, pero nace de la relación que uno establece con el lenguaje, es una relación básica, ontológica, fundante de uno mismo, entonces directamente atañe como a su ser. Por eso para mí significa mucho, es una escritura incluso más dolorosa, la otra es más fácil de hacer. Para mí es más fácil escribir 200 hojas de un libro académico que escribir cien de literatura, compromete más el ser” indicó el docente.

Para el profesor Manuel Bernardo Rojas López su ejercicio de escritura literaria lo puso como en una distancia crítica con lo que ha hecho hasta ahora y le ha permitido reencontrarse con la fascinación de dictar clase.

Para el profesor, el cuento resulta una buena manera de aproximarse a esa escritura literaria que lo apasiona pues además de que implica ejercitarse, demanda pensar y pensar mucho. “Yo no soy un escritor, soy un escribidor, eso hay que dejarlo claro. Digamos que me acerco a eso y allí se piensa, se piensa mucho más que a veces en un gran tratado teórico o filosófico y creo que eso nos lo han enseñado autores como Blanchot, distintos pensadores, que allí se piensa y se piensa de un modo distinto y se piensa de una manera muy bella”, agregó Rojas López.

El autor

Por su afinidad con las humanidades y un poco por el azar, como él mismo lo dice, el profesor Manuel Bernardo Rojas López estudió Historia; posteriormente, su interés por el pensamiento y el arte lo llevaron a estudiar una especialización en semiótica y hermenéutica del arte, una maestría en estética y un doctorado en filosofía. Sin embargo, se describe sencillamente como “alguien que goza haciendo una clase, escribiendo. Yo no investigo, yo leo, yo no creo mucho en la palabra investigación, uno realmente es un lector que piensa en las cosas que se le van ocurriendo. Soy alguien que lee dejándose tocar por ciertas lecturas y tratando de establecer una relación amable y productiva, productiva quiere decir sembrando inquietudes en los estudiantes”.